De compras por Puerto Banús

Escaparate de Loewe en Puerto Banús, Marbella

En 1970 se celebró la fiesta de inauguración del puerto deportivo de lujo Puerto Banús. A la fiesta acudió toda la creme de la época, Roman Polanski, Hugh Hefner ( dueño de Playboy ), Aga Khan, los Príncipes de Asturias, Rainiero III, la Princesa Grace Kelly, y otros 1700 invitados; para ellos cantó en directo Julio Iglesias mientras un ejército de más de tres centenares de camareros traídos desde Sevilla servían más de veinte kilos de caviar de beluga.

Puerto Banús se creó de la nada en la costa entre Marbella y San Pedro de Alcántara, diseñado por el arquitecto Noldi Schreck que había trabajado anteriormente para José Banús, el dueño de las mejores promociones de la Costa del Sol. Banús y Schreck idearon un precioso pueblo andaluz con un puerto deportivo lujoso que transformó Puerto Banús en uno de las grandes centros de lujo de Europa.

Desde entonces hasta hoy este puerto ha mantenido un gran prestigio como centro de lujo y tiendas glamourosas. Alrededor de su calle Ribiera florecen las boutiques exclusivas y los coches de alta gama, en tal concentración que muchos comparan Puerto Banús con la Via Condotti de Roma. Los mayores excesos se viven en verano hasta altas horas en las tiendas de lujo que esperan a la jet-set que atraca sus barcos junto a las tiendas para hacer compras y luego disfrutar de las fiestas más caras de la Costa del Sol.

Para los que ocupan las boutiques y conducen ferraris también abren a diario marisquerías y arrocerías nada baratas. Los que viven en Puerto Banús cuentan que la familia real saudí ha llegado a cerrar el Corte Inglés ( el mayor centro comercial ) sólo para ellos. Muchos millonarios tienen sus mansiones en las urbanizaciones de Puerto Banús, donde los mayores excesos decorativos acaban por ser habituales si damos un paseo.

Centros comerciales: