Consejos de salud en la India

Si lees este artículo posiblemente se te quiten las ganas de ir a la India. Las precauciones que expongo aquí son generales y varían mucho si vas a una zona urbanizada o a la India más rural. En general si vas en viaje organizado sólo necesitas tener en cuenta el apartado de la comida, el agua y poco más. Pero si vas a adentrarte en los secretos de la India profunda es mejor que tomes las precauciones adecuadas.

Debemos esperar que el estándar de higiene y salubridad sea más bajo que en Occidente. El viajero avisado no tiene por qué tener problemas. Muchas de las historias de intoxicaciones y enfermedades de viajeros son fruto de la inconsciencia. En este artículo voy a tratar de explicar lo básico que debes saber para moverte por la India sin que te estropee el viaje un problema de salud.

El agua

Si haces un viaje a la India por libre , sin la protección de un touroperador y hoteles caros, una de tus mayores preocupaciones será el agua. En pocas palabras podemos decir que el agua del grifo de la India no es potable. No representa un riesgo para la población pero los turistas no estamos acostumbrados a sus microorganismos así que mejor tener cuidado. Si bien en Delhi y otras grandes urbes indias el agua está clorada en términos generales sólo beba agua embotellada tras comprobar el precinto ( en algunos sitios juegan a la picaresca de rellenar las botellas ).

Salvo que hagamos escapadas fuera del circuito turístico indio en todas partes encontraremos agua embotellada. Si renunciamos a beber del grifo no tendremos problemas, aunque en ocasiones este agua se usa para hacer los cubitos de hielo de las bebidas, lavar los cubiertos, etc. Pero si bebemos agua precintada no suele pasar nada.

Si escapamos a la India menos turística no habrá agua embotellada y tampoco nos podemos fiar de los manantiales naturales, por lo que conviene llevar pastillas de yodo para esterilizar el agua, y mejor aún si la purificamos ( si bien tendremos la dificultad de que los purificadores son eléctricos y en algunos sitios no hay electricidad ).

consejos de salud en la india

La comida

La comida en la India fuera de restaurantes de confianza y hoteles prestiosos no es de fiar por lo que hay que tomar precauciones: no comer platos recalentados ( a saber el tiempo que llevan esperando ), si comemos en un mercadillo tratar de comer comida que hiervan o enfríen ante nosotros ( esto esteriliza los alimentos ), la fruta que compramos en la calle puede comerse sin problemas siempre que esté en buen estado y se pele. En general elija restaurantes concurridos donde la comida probablemente es más fresca.

El botiquín que debe ir en tu mochila

Si vas a hacer un viaje por libre no está de más llevar en la mochila bolsitas rehidratantes, repelente de insectos, crema para las picaduras, paracetamol, aspirinas ( curiosamente ayudan para el mal de altura ) y un analgésico. Si vas a la India profunda lleva agujas hipodérmicas por si acaso.

Higiene personal

Durante el viaje es bueno lavarse a menudo las manos. Si no está en un hotel de confianza debe llevar siempre consigo unas chancletas para no pisar el suelo con los pies al ducharse.

Cuidado con el estómago: la diarrea

Es habitual tener problemas de estómago en la India si eres turista por el cambio de agua y comida en los casos leves. Si tiene una fuerte diarrea suele ser por algo que ha comido en mal estado pero en 1-2 días se va sin más consecuencias que amargarte el viaje. Por eso es importante llevar sales rehidratantes en la mochila. Es poco frecuenta pero si notas algo raro en tus heces ponte inmediatamente en manos de un médico pues puede ser disentería.

Cuidado con el calor

En la India algunos turistas, sobre todo los que vienen de climas muy distintos, suelen sufrir cuando aprieta el calor. Realmente puede ser muy agobiante. Si no estás en hoteles con aire acondicionado puede que sufras hasta aclimatarte ( y si es un viaje corto no llegarás a aclimatarte ). El calor provoca dos problemas graves: la deshidratación y los sarpullidos en la piel. Para lo primero conviene ir pegados a una botella de agua y beber bastante. Para los sarpullidos conviene protegerse del sol y si ya se han sufrido, llevar ropa holgada y bañar la zona afectada con polvo de óxido de zinc que se vende en cualquier ciudad india.

Para viajeros de piel sensible se recomienda llevar protector solar para las caminatas bajo un sol de justicia.

Vacunas

Para entrar en India las autoridades del país no exigen vacuna alguna, pero los médicos occidentales suelen recomendar algunas vacunas para evitar problemas. Es recomendable ir vacunados de tifus, hepatitis A, tétanos, poliomielitis. Aunque estés vacunado puede que tu médico considere necesario vacunas de refuerzo pues con los años la vacunación es menos efectiva. Si ha oido hablar de algún turista que enfermó en India suele ser de hepatitis A: se coge a través de la comida y el agua; se manifiesta con diarreas y fiebre. Los ojos se ponen amarillos y la orina toma un tono naranja.

Es necesario ir protegidos contra la malaria. Está por toda la India excepto en las grandes alturas del norte. Para evitar la malaria que viene de los insectos hay unas pastillas que deben tomarse antes y después del viaje.

La fiebre dengue también es de los insectos y no tiene vacuna.

La hepatitis B es mucho más grave aunque menos frecuente. Se transmite por sangre o relaciones sexuales. Por tanto a menos que vayamos a trabajar como médicos o algo parecido no es necesaria.

La fiebre tifoidea se contagia por los alimentos y el agua durante la época de los monzones. Produce fiebre alta con cefalea seguida por diarrea.

El cólera también se contagia por los alimentos y provoca abundante diarrea líquida. Es frecuente en la región del Ganges cuando hay epidemia. No tiene vacuna y si se contagia tienes que asegurarte de estar continuamente hidratado.

Otra vacuna recomendada es la de la meningitis, se contagia por la tos. Es extremadamente grave.

La mayoría de los occidentales estamos vacunados desde pequeños contra la poliomielitis por lo que sólo se recomienda un refuerzo ( via oral ) para asegurar la vacuna.

La rabia es un problema muy serio ( y mortal ). La transmiten los perros y monos. A menudo cuesta mucho resistirse a jugar con ellos y pueden transmitir la enfermedad mordiendo, arañando o lamiendo una herida. Hay una vacuna de eficacia limitada.