Barrio de Opéra y la Madeleine

Opéra es la zona más comercial de París y está entre el Louvre y los boulevares Bonne-Nouvelle, Haussmann, Montmartre y Poissonniere. El barrio es muy conocido porque en su centro está el edificio de la Bolsa parisina así como el Banco de Francia. Al norte de la Bolsa y pasando el famoso Opera-Garnier están los grandes centros comerciales Galeries Lafayette y Printemps. Las boutiques y tiendas más pequeñas se concentran en la Rue St-Honoré y los alrededores la place Vendöme en la parte oeste del barrio.

Galerías y pasajes de Opéra

Passage des Princes

Si por algo es famoso el barrio de Opéra es por sus passages. Son galerias que se hicieron en el siglo XIX para proteger a los peatones de los coches de caballos. Hoy en día también sirven para huir del tráfico parisino y explorar las pequeñas tiendas que flanquean nuestro paseo por las galerías. Posiblemente la más famosa es la Galeríe Vivienne, que va de la calle Vivienne a la rue des Petits-Champs. La galería está decorada con motivos marineros y de la antigua Grecia, y tiene tiendas exclusivas como Jean-Paul Gaultier.

Otras galerías conocidas son passage du Grand-Cerf ( En rue Croix-des-Petits-Champs y rue Dussoubs ) y galerie Véro-Dodat entre las calles Croix-des-Petits-Champs y rue Jean-Jacques-Rousseau. El pasaje Véro-Dodat es especialmente aristocrático y lleno de detalles.

De la rue St-Marc también sale el passage des Panoramas, un pasaje con tiendas no tan caras como los anteriores, y en el boulevard Montmatre encontramos el passage Jouffroy repleto de antigüedades interesantes.

Opéra-Garnier

En un extremo de la Avenida de la Opera está el Opera-Garnier, edificio construído en 1860 como parte del nuevo París de Napoleón III. Recibe el nombre de su arquitecto, Charles Garnier, que tiene un busto homenaje en la colindante rue Auber y se hizo con la intención de ofrecer una imagen impresionante del nuevo París. La fachada es extravagante y grandiosa a partes iguales, con todo tipo de figuras como ángeles alados y caballos adornando la frontal del edificio. Se puede visitar el sobrecargado y suntuoso interior ( horario de visita de 10 a 17 horas ), visita que pasa por la Bibliothèque-Musée de l'Opéra, dedicado al la conexión entre arte y opera a través de las distintas épocas creativas.

La Madeleine

iglesia de la magdalena, París

Otra visita muy impresionante es la cercana Église de la Madeleine, que en su momento fue la iglesia de la alta sociedad parisina. Se levantó sobre un templo griego y tiene mas de medio centenar de columnas corintias. Si su origen fue para honrar la memoria del ejército de Napoléon, finalmente se dedicó el templo a María Magdalena en 1845, de ahí la expresiva escultura María Magdalena ascendiendo a los cielos.

En la plaza de la iglesia hay un histórico mercado de flores así como una selección de los mejores restaurantes de París.

Place Vendôme

Si desde la Madeleine recorremos hacia el este la rue St-Honoré encontraremos una sucesión de las mejores galerías de arte y tiendas boutique de París y finalmente llegaremos a la Place Vendôme, una de las plazas más bellamente conservadas de París con su planta octagonal y edificios que recuerdan al mejor París. Aquí está el Hotel Ritz, Bulgari y otros establecimientos lujosos. En el centro mantiene la simetría de la plaza una columna que levanta a un Napoleón vestido de Cesar Imperial que data de 1806. La columna se levantó para conmemorar la victoria en la batalla de Austerlitz.

El Palacio Real y la Biblioteca Nacional

La turística calle de St-Honoré también nos lleva hasta el Palacio Real. El Palais Royal fue construido por el Cardenal Richelieu en 1624 aunque lo que vemos hoy es producto de sucesivas mejoras y ampliaciones. El Palacio sirve hoy a varios organismos oficiales franceses así como a la Comedíe Française, que homenajea el teatro clásico francés.

El palacio tiene jardines que llevan hasta la Biblioteca Nacional (Bibliothéque Nationale) que se puede visitar de martes a sábado de 10 a 19 horas. Si visitas la biblioteca podrás ver exposiciones temporales que renuevan regularmente así como la Galeríe Mazarine con sus techos de Romanelli y el Cabinet des Monnaies, una exposición de numismática.