Guía de Salamanca

Plaza Mayor de Salamanca

Salamanca ha recibido en su historia distintos apodos: desde Ciudad Dorada, Ciudad Culta, Atenas Castellana hasta Roma la Chica. Todos los nombres hablan de una ciudad volcada con su universidad, de ambiente estudiantil y pletórica de historia. Por eso Salamanca llega a nuestros días con sabor a cultura y enigma.

Qué visitar en Salamanca

Estas son las visitas que no te puedes perder en tu recorrido salmantino:

La universidad de Salamanca

Una de las primeras universidades de Europa, se puede rastrear el origen de la universidad salmantina ya en 1130. El rey Alfonso IX de León le condeció la categoría de Estudio General a la primera escuela construida en la villa ya que gozó de gran prestigio docente en un total de once cátedras. De esta manera el Rey logró que sus subditos no tuvieran que ir a Palencia a estudiar los grados superiores.

Con la unión de León y Castilla, Palencia fue declinando y se fortaleció el prestigio del "Estudio Salmanticense", hasta el punto de que desapareció la institución palentina.

Ya bajo Alfonso X se dio el paso de Estudio General a Universidad, siendo la primera universidad de Europa que alcanza tal nombre. Contaba por orden del Rey con una biblioteca pública. La Universidad gozó de la protección del Rey y de diversos Papas como Alejandro IV.

En sus dos primeros siglos de historia las clases se impartían en el Claustro de la Catedral vieja, en la Iglesia de San Benito y en inmuebles alquilados. El primer inmueble en levantarse para la Universidad fue el Colegio Mayor de San Bartolomé, fundado por el obispo Diego de Anaya Maldonado, a inicios del siglo XV. El Cardenal Pedro de Luna favoreció la compra de inmuebles y la construcción del Hospital del Estudio (actual rectorado), las Escuelas Menores y las Escuelas Mayores.

En el Siglo de Oro sólo había seis Colegios Mayores: cuatro en Salamanca ( San Bartolomé, el de Oviedo, el de Cuenca y el de Santiago ), a los que se sumaba Santa Cruz en Valladolid y el de San Ildefonso en Alcalá. Salamanca contaba además con muchos colegios menores y gran prestigio.